Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Pro Comunidades Indígenas
Domingo, 26 Julio 2015 22:59

“Un resurgir del conocimiento ancestral que se logró y se debe profundizar"

Domingo Leguizamón Maciel es el Presidente de la “Entidad Sociocultural A lo Paraguaieté (ESCAP)” y vive actualmente en Natalio, Departamento de Itapúa. Recuerda los primeros años de vida de PCI en los que lo definía como un “pingüino en el Chaco”, porque proponía el protagonismo de las comunidades indígenas ante el asistencialismo reinante en las intervenciones de instituciones públicas y privadas.

 

A fines de los 90, mientras se dedicaba a las acciones reivindicativas del campesinado en el nordeste de Itapúa conoció a la Sra. María Torales, quien le visitó para invitarlo a conocer a la ONG PCI que se esforzaba en trabajar con las comunidades nativas de diferentes pueblos del Chaco en temas de Fortalecimiento de Salud Comunitaria.

Don Domingo cuenta que “las explicaciones y algunas fotos de las comunidades me convencieron para trasladarme por primera vez a Filadelfia, fue una decisión muy dura a nivel personal, familiar y comunitario por los compromisos y la distancia que recorrer. Pero siempre estaba presente si valía la pena este enorme esfuerzo. Y encontré en PCI un grupo de personas técnicas y profesionalmente bien multidisciplinaria con muchos sacrificios y experiencias ya acumuladas en sus trayectorias en el mundo indígena. (Médico, enfermeras, agrónomo, antropólogo, docentes, jóvenes indígenas, lingüista y administradores…) cada uno/a aportando para lograr los objetivos de la institución que en ese momento era un “Pingüino” en el ambiente chaqueño por querer trabajar con el protagonismo de los miembros de las comunidades indígenas ante el asistencialismo de entes públicos y privados en pos del “progreso”. Me llevó varios meses adaptarme medianamente al ambiente chaqueño y sobre todo a Filadelfia pero no me fue difícil adaptarme a las comunidades indígenas”.

Una de las experiencias que recuerda como muy positiva es lo que definió como un “encuentro y revivir del sistema de Salud Indígena con el protagonismo firme de los ancianos/as sabios/as, promotores de salud y referentes comunitarios deseosos de mantener y transmitir a la generación nueva lo “PROPIO” en complementación de nuevas prácticas ante el avance acelerado y agresivo del “desarrollo con poco aspecto humano”. Mientras se daba la merma de los medios naturales, que también afectaba al Sistema de Salud Indígena, que requiere de un hábitat amplio y tranquilo de donde obtener una alimentación (física/espiritual) equilibrada para todos los miembros comunitarios. Muchos de los “proyectos” en la práctica no cooperaban para la re-creación del mundo indígena e incluso varias de las instituciones “indigenistas” y empresas ignoraban, despreciaban o subestimaban este sistema ancestral de Salud tan vigente en las comunidades, también algunas personas e instituciones hacían campañas subliminales para desprestigiar las acciones y logros de PCI, generando confusión y roces intracomunitarios.

En los encuentros INTERCOMUNITARIOS los intercambios de saberes, conocimientos, experiencias y de cosas materiales eran constantes, emotivos, ceremoniosos y muy alentadores hasta para los No Indígenas. Aunque participaban diversos pueblos a los que acompañaba PCI, no se notaba diferencia en valorar y defender sus identidades como pueblos.

Mediante el acercamiento y acompañamiento serio PCI logró ganar la confianza de los miembros comunitarios, de sus autoridades, creo que era una confianza sincera que se generaba entre las comunidades y PCI. Este escenario no significaba que no hubo roces, discusiones fuertes entre los comunitarios y sobre todo entre el sector más joven por la forma de trabajo de PCI y en PCI mismo; este sector normalmente era lo que relacionaba con el mundo exterior (estancias, instituciones y personas) de dónde a veces venían ideas que chocaban con el proceso de la recuperación de la autonomía comunitaria tras las restituciones territoriales.

“Un pingüino en el Chaco”

Con humor, Don Domingo relata una anécdota: “en un encuentro de revisión de nuestra identidad institucional tuve que dibujar a PCI comparando con un “pingüino” porque en algunas comunidades llegábamos hasta 12 instituciones (Públicas y Privadas) queriendo “ayudar”; muchas de estas instituciones elaboraron sus proyectos sin las consultas a las comunidades “beneficiarias” y que PCI era el apagallamas comunitario y bicho feo de la pantalla para los entes asistencialistas.

Con esfuerzo propio y en articulación con los centros asistenciales de salud pública se llegó a evitar muchas enfermedades inmunoprevenibles mediante las vacunaciones en tiempo y forma y la instalación de aljibes comunitarios en lugares estratégicos. En algunas comunidades y familias acompañadas por PCI (La Palmera-San Fernando-Lolaico Guasu- Nepoxen) se logró la tenencia de alimentos agropecuarios para los 9 a 10 meses del año. En las comunidades más alejadas y con menos visitadas por instituciones públicas y privadas había avanzado con mayor prontitud la autonomía alimentaria y el bien-estar. Los ancianos y mujeres siempre estaban presentes aportando en este emprendimiento”.   

Reivindicar los valores ancestrales; articular con el gobierno central y los locales

Aunque no conozco la situación actual de PCI, me atrevo apenas a hacer unas sugerencias, dijo: “Creo que deben seguir buscando o actualizando sus estrategias de acompañamiento para la plena participación comunitaria en defensa de sus derechos individuales y colectivos. Que sea transversal en sus quehaceres el fortalecimiento de los valores ancestrales existentes en las comunidades y buscar la participación e involucramiento de la instituciones públicas locales (ofrecer servicios a las mismas sin perder la identidad y autonomía); presupuestación de sus acciones a nivel, municipal, gobernación y nacional con participación indígena; en PCI se sabe que por experiencia que es muy desgastante y muchas de las veces poco productiva esta articulación; pero creo que con un acompañamiento serio darán resultados alentadores. Los apoyos externos serán de mucha importancia en este proceso para la incidencia”.

Pro Comunidades Indígenas
Filadelfia 359
9300 Fernheim
Paraguay
Tel. (595) 491 432 945

Alianzas

Cooperación Institucional