Jueves, 17 Septiembre 2015 20:27

“Karú porá es… compartir los alimentos y comer en familia”

Así lo interpretan las familias de la Comunidad de La Herencia, que explican lo que para ellos significa el Karú porá (el comer bien). No se trata sólo de tener alimentos de calidad y disponibles para todos, sino de compartir los alimentos con la familia completa y en la comunidad.

Sucede que algo que pareciera tan simple se vuelve cada vez más difícil en el contexto adverso que afrontan en las comunidades, como explica Estela Mari Alvarez, de la Aldea 4 de mayo: “Hoy en día, ya es difícil prescindir de los alimentos tradicionales, porque hay grandes cambios climáticos y problemas de privatización de territorio, que nos obliga a adaptarnos a alimentos y costumbres que no era tradicional para nosotros. Esto nos lleva a depender involuntariamente de otras formas de alimentación de calidad dudosa, que es lo que está a nuestro alcance”.

Entonces, deben salir a buscar oportunidades de trabajo, siendo una de ellas, la ocupación en las estancias por parte de los varones, como peones o capataces. Esto implica muchas veces que, cuando la familia acompaña al hombre, los niños abandonan la escuela y la esposa debe trabajar en la estancia en tareas domésticas o en el tambo, pero sin percibir ninguna remuneración. Así explica Julián de la Aldea Palo Blanco “Yo volví después de 9 años a la comunidad, me he perdido la vida comunitaria, salí de mi patrón porque él quiere hacer trabajar a mi señora y a mis hijos sin remuneración, y para no discutirme con él decidí salir y volver a la comunidad, pero acá no hay fuente de trabajo, necesitamos salir para alimentar a nuestra familia, y ahora tenemos que pagar la energía eléctrica que ya es un costo fijo mensual aparte de la alimentación”.

Refiriéndose a la dificultad de acceso a los alimentos, Dionisia, también de la Aldea Palo Blanco, comentó que “la situación de las mujeres siempre fue difícil, porque si nos quedamos en la Comunidad con los hijos, tenemos que buscar la forma de conseguir para darle de comer, hasta que el marido gire un poco de dinero a su familia. Si nos vamos con ellos a su trabajo, no se les remunera a las mujeres por trabajar”.  Incluso comentó que “las mujeres hacen una planificación familiar para no tener muchos hijos, por la inseguridad alimentaria de las familias; yo veo que eso está afectando, porque el no tener hijo obedece a la falta de acceso a la alimentación; acá por ejemplo hay pocos niños en esta Aldea, dos hasta tres hijos máximo tienen las familias”.

Propuestas

Más allá de lo complejo de la situación, una mujer de la Aldea Nazareth animó a “buscar alternativas para poder diversificar los rubros de producción de alimentos no solo producir para el consumo, sino también producir rubros para la renta como el sésamo y el poroto; así muchas familias se van a quedar a producir en la propia comunidad. También tenemos que gestionar la construcción de un centro de comercialización de artesanía, así las mujeres no va a sacrificarse caminando muy lejos para poder vender sus artesanías”.

A su turno, Laureano Campestegui, de la Aldea Palo Blanco, propuso “trabajar en forma coordinada con los líderes, comunicar donde se va a trabajar, con quien, incluso, que él líder pueda hablar con el patrón sobre las condiciones de trabajo, así se podrá respaldar el derecho de la gente que sale a trabajar”.

Varios coincidieron en la necesidad de “trabajar en la recuperación del idioma Enlhet, fortalecer nuestras costumbres, no perder nuestras raíces”.

Estas reflexiones surgieron en el encuentro de socialización y validación de la investigación realizada por la Dra. Milena Fukuoka en las aldeas de la Comunidad La Herencia del Departamento de Presidente Hayes, respecto al Derecho a la alimentación, al agua y al territorio. El mismo ha sido coordinado por Pro Comunidades Indígenas, con la participación de Estela Marys Álvarez, de la organización Bajo la Sombra de un Árbol de Algarrobo y de Lourdes Guirland del área de Participación de Mujeres Indígenas del Ministerio de la Mujer.

Pro Comunidades Indígenas

Calle Miller 478-S
Filadelfia 359
160401 Dep. Boquerón
Paraguay
Tel. (595) 491 432 945

Alianzas

Cooperación Interinstitucional